Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CIENCIA Y FE’

ImagenEn el siglo XX, sobre todo en este siglo, la ciencia y la fe estuvieron divorciadas. Parecían, todavía se lo sigue pareciendo a muchos, que tenían caminos encontrados.

Pero si uno mira a la historia observa algunos datos donde la convivencia ciencia y fe era más fraternal.

Esto se nota, por ejemplo, en la historia de la Astronomía. No se puede hablar de la gente de ciencia que mira a las estrellas sin tener en cuenta a los hombres de la fe, en concreto, a los jesuitas.

Así lo resume Guillermo Gazanini Espinoza en su artículo de Religión Digital que pueden leer a continuación:

Guillermo Gazanini Espinoza / Secretario del Consejo de Analistas Católicos de México. 16 de junio.- Para los católicos comunes y corrientes, podría ser sorprendente que algunos religiosos estén dedicados enteramente a estudiar las estrellas, hacer ciencia, a conocer y divulgar el orden natural más allá de la atmósfera de nuestro mundo.

Y es que el 15 de junio, Francisco se reunió con sus compañeros, los jesuitas dedicados a la observación del cielo, herederos de una tradición científica astronómica que se remonta hasta 1582. La visita del Papa fue un acontecimiento en tuiter; a través de la cuenta @SpecolaVaticana, los astrónomos mostraron su alegría por ser anfitriones del Pontífice, sumándose a la constelación de religiosos, hombres de ciencia y Papas cautivados por la observación del cosmos.

El 21 de diciembre de 2008, Benedicto XVI trajo a la memoria de la Iglesia la personalidad de varios antecesores suyos en el trono de Pedro que fueron apasionados de la astronomía, “Entre mis predecesores de venerada memoria ha habido cultivadores de esta ciencia, como Silvestre II, que la enseñó, Gregorio XIII, a quien debemos nuestro calendario, y san Pío X, que sabía construir relojes solares…” Y, en adición, la Santa Sede se aprestó a la realización de un Congreso Internacional sobre el caso Galileo en mayo de 2009.

Una de las instituciones más fascinantes y, paradójicamente, desconocidas para la mayoría de los católicos es la existencia del Observatorio Vaticano, el más antiguo del mundo y de mayor prestigio y respeto en la comunidad astronómica internacional.

Su fundación se remonta a la Constitución del Papa Gregorio XIII por el que se creó el comité para estudiar los datos e implicaciones sobre la reforma del calendario ocurrida en 1582. Este comité incluyó al padre Christoph Clavius (1538-1612), matemático jesuita del Colegio Romano, quien explicó la reforma del calendario gregoriano. Sus aportaciones a la ciencia merecieron que el tercer cráter más grande del lado visible de la Luna lleve su nombre.

Desde entonces el papado ha manifestado su interés y apoyo hacia la investigación astronómica. De hecho, tres observatorios fueron fundados por iniciativa pontificia:
El observatorio del Colegio Romano (1774-1878);
El observatorio de la Capital (1827-1870) y,
La Specula Vaticana (1789-1821) en la Torre de los Vientos dentro del Vaticano.

Los tres observatorios alcanzaron su cenit a mediados del siglo XIX con las investigaciones del jesuita Angelo Secchi del Colegio Romano quien clasificó las estrellas de acuerdo a su espectro. Con el Papa León XIII se reestructuró formalmente el Observatorio Vaticano a través de Motu Proprio Ut Mysticam, del 14 de marzo de 1891, por el que señaló le necesidad de que todos vieran claramente que la Iglesia y sus pastores no están opuestos a la verdad y a la solidez de la ciencia, sea divina o humana, animando a apoyarla y promoverla con la mayor dedicación posible.

En 1935, el Papa Pío XI estableció el Observatorio en el Palacio de Castel Gandolfo y, desde esa época, ha estado bajo encargo de una comunidad de jesuitas astrónomos. Hacia la década de los 80, y debido a la luminosidad de la ciudad de Roma, se llevó a cabo la fundación de un segundo Observatorio en Tucson, Arizona, y a la eventual construcción del Telescopio Vaticano de Tecnología Avanzada en el monte Graham. Actualmente, el palacio papal de Castel Gandolfo continúa sirviendo como cuartel general del Observatorio y ha sido anfitrión de encuentros internacionales en las escuelas bianuales de verano.

Sin embargo, se han presentado necesidades de espacio; por un lado está la actividad científica en las instalaciones y, por el otro, el crecimiento del número de jesuitas que se proyecta en el equipo de astrónomos en los próximos años, ha hecho necesaria la ampliación de las antiguas instalaciones del Observatorio. De la misma forma, el palacio pontificio continúa recibiendo grandes concentraciones de personas y de dignatarios que visitan al Pontífice en los meses de verano. Tales actos no son compatibles con la residencia de los jesuitas dedicados al estudio, la enseñanza y la investigación.

Por ejemplo, las escuelas de verano del Observatorio y los Congresos Internacionales, realizados regularmente en el palacio pontificio, requieren de instalaciones que están cercanos a los aposentos del Papa y, debido a la seguridad y privacidad del Santo Padre, deben ser reasigandos en lugares distintos.
Para resolver lo anterior, El Vaticano ha ofrecido al Observatorio un antiguo monasterio que se localiza en los jardines adyacentes al palacio veraniego, renovado y ampliado de acuerdo a las necesidades de la comunidad de jesuitas astrónomos.

De acuerdo al reporte 2012 que la Compañía de Jesús rinde al Santo Padre, la comunidad de astrónomos a cargo del Observatorio Vaticano en Castel Gandolfo y Tucson está integrada por José G. Funes, director; Pavel Gabor, Richard Boyle, Guy J. Consolmagno, Christopher Corbally, John Hollywood, Jean Baptiste Kikwaya, Sabino Maffeo, Alessandro Omizzolo, William Stoeger, Jozef M. Maj, David Brown, Albert J. Duilio, Gabriele Gionti, Paul R. Mueller y Jonathan J. Stott.

En 2009, el Observatorio Vaticano y la Compañía de Jesús se unieron a la celebración del Año Internacional de la Astronomía dando a conocer sus investigaciones a la sociedad en general, conmemorando 400 años de la primera contemplación de los cielos a través de un telescopio hecho por Galileo Galilei.

La observación de las estrellas, conjugando fe y razón; escudriñar lo celestial gracias a las ciencias del ser humano, la contribución de la Iglesia a la humanidad donde notables hombres de fe dejaron su impronta iluminando la historia universal a pesar de los inútiles e iracundos esfuerzos de los laicistas que se empeñan a decir que la Iglesia es una institución oscurantista, fanática y retrógrada.

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/sursumcorda.php/2013/07/16/astronomia-en-la-iglesia-tambien-los-cur

Read Full Post »

Entrevista a Michio Kaku

«Este universo es una burbuja en una sopa de universos»

Tengo 63 años. Nací en California y vivo en Manhattan. Soy catedrático de Física Teórica y colaboro con el acelerador de partículas de Ginebra. Estoy casado y tengo dos hijas veinteañeras. ¿Política? Tecnología para la prosperidad.

“La ciencia coincide con visiones de la mística”

¿Qué es lo último que sabemos sobre el universo?

Que no es universo: es multiverso.

¿Qué significa eso?

Que no hay un solo universo: ¡hay muchísimos universos a la vez, simultáneos, paralelos..!

¿Dónde están? Yo no los veo.

En lugares y tiempos lejanísimos. Imagine una sopa de burbujas…

Vale, ya la tengo.

Una de esas burbujas es este universo nuestro: nosotros y todas las galaxias estamos en su superficie en expansión. Pero hay en la sopa otras burbujas parecidas naciendo a cada momento, creciendo, fundiéndose unas con otras, estallando…

¿Cómo lo sabe usted?

Nuestros modelos teóricos así lo indican, y hoy los físicos nos dedicamos a rastrear las evidencias de estos universos paralelos al nuestro, que nacen a cada instante. No hubo un solo big bang: ¡los hay continuamente!

Mientras usted y yo hablamos ¿está habiendo un big bang en algún lugar?

Sí. El de nuestro universo fue hace 13.700 millones de años, quizá por fusión o colisión de otros universos, otras burbujas.

¿Y cómo y cuándo acabará la nuestra?

Seguirá expandiéndose indefinidamente, hasta un «gran frío». ¡Quizá por entonces hayamos aprendido a saltar a otro universo!

¿Existe también algún tipo de conciencia en los demás universos?

No sabemos… Pero quizá, en otro universo paralelo, otro usted esté haciéndole otra entrevista como esta a otro yo…

Procuraré que la mía aquí sea la mejor.

A escala cuántica ya podemos lograr que una misma partícula esté en dos lugares a la vez, y también teletransportar un átomo: es como copiarlo en otro sitio y que desaparezca el original. Será difícil lograr esto mismo con personas para viajar en el espacio…

¿Y viajar en el tiempo?

Es teóricamente posible…, pero exigiría una energía descomunal. Creo que la tecnología nos permitirá obtener esa energía en un futuro. Así que si hoy alguien llama a tu puerta y te dice: «hola, soy tu ta-ta-ra-ta-ta-ranieta»… ¡no le des un portazo! Puede que sea una descendiente que viene del futuro…

Buen truco para ligar.

Es factible una visita desde el futuro: generando dos líneas temporales, no afectaría al linaje del visitado que conduce al visitante.

¿Acaso le visitó a usted alguien, para empezar a interesarse por estas cosas?

Ja, ja… Una profesora en el colegio cristiano me despertó el interés, a los ocho años. Mis padres, japoneses, me habían empapado de budismo: el universo no empieza ni termina. ¡Y esa profesora nos explicó el Génesis..!

Donde Dios crea cielos y tierra.

Eso chocaba con lo que yo sabía, así que alcé el dedo y pregunté: «¿Y dónde está la mamá de la que nació Dios?» Si el universo tenía un origen, ¡yo iba a saber cuál era!

¿Y qué dijo la profesora?

Que preguntaría a su director espiritual.

¿Y qué dice de estos relatos la ciencia?

La ciencia hoy describe escenarios ya anticipados por la mística: otros planos, otras dimensiones… El multiverso combina infinitud y creación continua. Y ahora buscamos la ecuación que englobe todas las fuerzas.

¿Qué dirá esta fórmula?

Todo es vibración y cada partícula elemental, una nota: la física estudia armonías; la química, melodías. ¡El universo es sinfonía!

¿Qué le gustaría descubrir a usted?

Coopero con el gran acelerador de partículas de Ginebra: buscamos la partícula S, que confirmará lo que he estado explicándole.

Espero que no saltemos por los aires…

Puede dormir tranquilo. Nos llegan ahora mismo del universo rayos más peligrosos…

¿Y qué utilidad práctica le sacaremos a todo este saber?

A corto plazo, ninguna. Pero cada nueva fórmula científica modifica el mundo…

¿Qué nuevos avances tecnológicos tenemos ahora más a punto?

Pronto los chips serán más baratos que el papel: ¡los tendrás integrados por todo tu alrededor, incluso en tu cuerpo!

Póngame un ejemplo.

Tus gafas o lentillas, conectadas on line,te identificarán a tu interlocutor – nombre, estudios, perfil…-y si habla otro idioma, te bajarán subtítulos automáticamente.

¡Compro!

Entrarás en tu baño y será mejor que el mejor hospital de analíticas actual: te analizará orina y heces cada vez, y el espejo analizará tu aliento cada día, y así sabrás que alguna proteína de tus células puede generar un tumor ¡diez años después! No habrá tumores.

¡Adiós al cáncer, pues!

Tendrás un escáner del tamaño de un móvil, te harás una prueba instantánea que enviarás a una pantalla: ¡ella será tu médico!

Y si tuviese que operarme, ¿qué?

Dispondrás de órganos de recambio de todo tu organismo, desarrollados a partir de algunas células tuyas. Tendrás piel, huesos, arterias, válvulas coronarias, tráquea, nariz, orejas, narices… Y también hígado y páncreas: ¡adiós a la cirrosis y a la diabetes!

¿Cuándo dispondremos de todo esto?

Antes de diez años.

¡Bravo! Y luego, ¿qué?

Cambio de civilización: a fines de este siglo sabremos usar ya la energía planetaria y no precisaremos de hidrocarburos. Luego, aprenderemos a usar la energía estelar. Y luego, la energía galáctica…

Biónica internáutica

Michio Kaku es hoy uno de los físicos teóricos más prestigiosos y populares del mundo, por su eficacia en la divulgación de los últimos saberes de la física, desde su escala cósmica hasta su escala cuántica. Kaku profundiza en la teoría de cuerdas -todo es vibración-, hoy la más plausible para englobar todos los fenómenos del cosmos, y busca la confirmación del multiverso (universos paralelos) en el colisionador de partículas. En el acto inaugural de la 12.ª edición del BDigital Global Congress, dedicada al futuro de internet (se celebra en CaixaForum hasta el próximo jueves), Kaku detalló ayer los progresos que el próximo decenio nos regalará mediante una conexión casi biónica con internet. Michio Kaku, físico teórico.

Entrevista a Michio Kaku en «La Contra»  realizada por Víctor M. Amela  – 18/05/2010″La Vanguardia«.

.

Foto tomada de la web

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: